En la Asamblea Nacional de Nicaragua el Sandinismo también es mayoría

La Asamblea Nacional de Nicaragua electa en noviembre e instalada este 9 de enero tiene mayoría del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), lo cual garantiza al Ejecutivo de Daniel Ortega la viabilidad y aprobación de leyes y proyectos, muchos de ellos contenidos en el programa histórico del sandinismo desde la década de 1970.

Así lo consideró el diputado del FSLN José Figueroa, quien en conversación con Sputnik opinó que existe un trabajo armónico y coordinado con la administración encabezada por el presidente Daniel Ortega y la vicemandataria Rosario Murillo, quienes fueron reelectos en sus cargos el 7 de noviembre último y serán juramentados este lunes 10 de enero.

Otro de los frentes mancomunados en la nación centroamericana, argumentó, es la recuperación económica tras el intento de golpe de Estado en 2018; el impacto de los huracanes Eta e Iota, en noviembre 2020, y las consecuencias negativas de la crisis sanitaria mundial asociada a la pandemia COVID-19.

Figueroa recordó la materialización de aquellos planes relacionados con la salud y la educación gratuita; los programas de inversión en carreteras, puertos y aeropuertos; y la puesta en marcha, mediante contratos de préstamos internacionales, del acceso al agua potable y el saneamiento en la casi totalidad del territorio nacional.

El 6 de diciembre último, la Procuraduría General de la República informaba sobre la entrega de títulos de propiedad a 41.000 familias de 315 comunidades en la Costa del Caribe, 30% de los documentos otorgados por la institución a nivel nacional (553.000) desde el retorno a la presidencia del FSLN en 2007.

Esa iniciativa también involucra a la Asamblea Nacional, reconoció el parlamentario, sumada a legislaciones como el Presupuesto General que ayudan al cumplimiento de las funciones en las estructuras del Poder Judicial, universidades públicas y otras instituciones asociadas al crecimiento económico.

 Andrea Morales, secretaria general de la Federación de Trabajadoras Domésticas de Nicaragua y diputada de la Asamblea Nacional, el actual periodo legislativo (2022-2026) coloca al país como el primero en la región con mayoría de curules correspondientes a las mujeres, 46 de los 91 escaños.

Morales aludió al llamado de la vicemandataria, Rosario Murillo, a la Policía Nacional desde los medios locales, para elaborar una estrategia preventiva y promotora de valores frente a los feminicidios y la violencia de género en la nación centroamericana, fenómeno que la vicepresidenta caracterizó como “una plaga, peste, pandemia, atraso cultural e irrespeto”.

José Ángel Bermúdez, diputado suplente por el FSLN, indicó a Sputnik que, desde el triunfo de la Revolución Sandinista el 19 de julio de 1979 la participación de la mujer en todas las esferas representó la humanización del proceso y su sensibilidad contribuyó decisivamente a la unidad, paz y el resguardo de la soberanía.

 Uno de los objetivos primordiales del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo son: el aumento de carreteras, centros de salud y escuelas públicas su labor dará continuidad al Plan de Reducción de la Pobreza.

El propósito se señaló es el de mantener los excelentes resultados de la administración durante el año 2021, entre otras cuestiones, gracias a la alianza estratégica con dos grandes potencias como Rusia y China, no solo para el equilibrio político mundial, si no además en el incremento del comercio, exportaciones, atracción de inversores y promoción del turismo.

Martha Velásquez constituyente del FSLN refirió que el nuevo periodo de gobierno, representa mayor compromiso con la familia y solidaridad con las revoluciones de Cuba y Venezuela, “que demostraron a lo largo de su historia el amor y apoyo a Nicaragua”, significó.

De los 91 escaños del hemiciclo, 75 corresponden al gobernante FSLN, cifra que representa el 82% del total.

la reciente incorporación de periodistas al hemiciclo favorecerá la defensa a la libertad de expresión, objetividad, verdad y transparencia y calificó al actual periodo como un quinquenio de retos, sobre todo, en el establecimiento de las bases para un desarrollo sostenido y justo y el reclamo ante las agresiones foráneas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *