Pobladores del municipio colombiano de El Rosario expulsan al Ejército


Un grupo de pobladores del municipio de El Rosario, en el departamento de Nariño, expulsaron la semana pasada a un batallón de infantería del Ejército colombiano tras rodear a los uniformados de modo intimidatorio y decirles que no eran bienvenidos en esa zona, donde hay presencia de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El Ejército ya confirmó lo que sucedido y señaló que los pobladores “se presentaron ante los uniformados portando machetes y pretendiendo provocar a la tropa”. Frente a este escenario, los efectivos “se retiraron del sector”, con el fin de “evitar confrontaciones con la población”.

En estas últimas semanas, el departamento de Nariño se convirtió en un territorio de despliegues militares y operativos de control, esto fue a causa de que el policía Tomás Blanco Rolón fuera secuestrado a finales de diciembre por los militantes de las FARC que no se plegaron al acuerdo de paz. Pese a que el policía fue liberado luego de 72 horas, el Ejército permaneció en la zona, y se registraron enfrentamientos.

Productos de estos combates, en ese departamento cinco de los pobladores resultaron heridos por el fuego cruzado, incluyendo a dos menores de 15 años. Esta situación produjo una fuerte reacción vecinal en el municipio de Leiva, y 20 militares fueron retenidos por habitantes de la zona, que debieron liberarlos tras la intermediación de la Defensoría del Pueblo. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.