Hungría: Europa enfrentará colapso energético por bloqueo a gas ruso

Hungría: Europa enfrentará colapso energético por bloqueo a gas ruso

Hungría critica la política de Europa de sancionar la energía rusa, y advierte sobre “colapso energético sistemático” durante el próximo invierno.

El ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, Péter Szijjártó, censuró el lunes las declaraciones ideológicas y políticas de los líderes europeos sobre el rechazo al uso de petróleo y gas de Rusia, a pesar de que no hay alternativas adecuadas, y afirmó que esta política podría conducir a un “colapso energético sistemático” cuando el público se quede sin calefacción este invierno.

De acuerdo con el jefe de la Diplomacia húngara, a diferencia del petróleo y el gas, las convicciones ideológicas no mantendrán abrigados a los europeos en el invierno.

“Todas estas declaraciones (…) de Europa occidental sobre el tema del suministro de energía simplemente no funcionan en absoluto ahora que se acerca el invierno”, indicó en una reunión con otros diplomáticos húngaros.

Tras anunciar la decisión de su país a continuar las conversaciones con Rusia para aumentar los envíos de gas a Hungría, el político señaló que su país ha decidido afinar con Gazprom en los próximos días, y firmar un acuerdo en virtud del cual Budapest podría obtener mayores envíos diarios.

En este sentido, agregó que Europa que primero exigió que Rusia fuera castigada a raíz de la guerra de Ucrania, tras siete meses que pasa del inicio del conflicto, se dio cuenta de que “las sanciones energéticas están perjudicando a Europa más que a Rusia”.

Entre los Veintisiete países de la Comisión Europea, Hungría, Eslovaquia, la República Checa y Bulgaria dependen más que otros del crudo ruso. En este contexto, Hungría aumentando su importación de energía rusa ha puesto una postura opuesta al resto de los países miembros que intenta a toda costa reducir su dependencia energética del gigante euroasiático.

Las medidas occidentales no funcionan contra Moscú, según varios expertos políticos, y han tenido efecto bumerán. Esto, debido a que Moscú y su gigante de gas estatal Gazprom, que suministran más del 40 por ciento de las necesidades de gas a Europa, iniciaron a cortar el flujo de gas desde junio, lo que ha costado muy caro a los europeos.

Fuente: Hispantv


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.